Bangkok Dangerous

” Tenemos esperanzas y sueños pero creemos que nada nos ocurrirá de especial como en las películas y cuando suceden esperas que sea algo diferente…más real “

Leo Di Caprio (The Beach)

Siempre estuvo en nuestra mente este lugar…quizá buscábamos algo que no encontrábamos en otros viajes…experiencias distintas a las que hasta ahora habíamos vivido. Tener nuevas sensaciones, nuevos olores y sabores en nuestro registro interno. Ansiábamos conocer una cultura y forma de vida totalmente opuesta a la nuestra, un mundo distinto.

Elegir este destino, fue una de las mejores decisiones que hemos tomado mi mujer y yo (en lo que a selección de destinos se refiere, claro). Esta idea se potenció más aún cuando vimos la película de La Playa (sí, pensaréis que soy un  flipado pero esa peli despertó en mí la iniciativa de querer buscar un lugar único). Desde entonces fijé el objetivo en ese lugar.

DSCN0114

BanGkoK

Tras un placentero vuelo (13 horas del tirón y sin escalas) en una de las mejores compañías aéreas como es la THAI airways (es la única con vuelo directo desde Madrid). Pusimos los pies en el aeropuerto Suvarnabhumi de Bangkok, un poco cansados pero con una ilusión desbordante por dejarnos llevar, conocer todo lo que Tailandia quisiera proponernos y con los bolsillos llenos de baths. (La moneda oficial de Tailandia es el Bath, el cambio será de unos 41 bath por euro)

Según salimos del aeropuerto nos esperaban y nos llevaron en un microbús al primero de los alojamientos de los que disfrutamos en este viaje y el que sería nuestro “hogar” durante unos días.

Su capital es Bangkok, cuyo nombre originariamente era “Krungthepmahanakhon Amonrattanakosin Mahintharayutthaya Mahadilokphop Noppharatratchathaniburirom Udomratchaniwetmahasathan Amonphimanawatansathit Sakkathattiyawitsanukamprasit”  

que viene a decir: ‘Ciudad de ángeles, la gran ciudad, la ciudad de joya eterna, la ciudad impenetrable del Dios Indra, la magnífica capital del mundo dotada con nueve gemas preciosas, la ciudad feliz, que abunda en un colosal Palacio Real que se asemeja al domicilio divino donde reinan los dioses reencarnados, una ciudad brindada por Indra y construida por Vishnukam’ (Como podéis imaginar tiene un récord Guinness).

Enseguida te engulle la ciudad, caos circulatorio, olores exóticos, millones de personas. Una ciudad que ha crecido mucho económicamente y que se ha desarrollado muy rápido en muy poco tiempo,(se nota en el cableado de luz y líneas de teléfono aún colgando por fachadas y calles), gracias a su motor principal, el turismo.

 DSCN0173  DSCN0250  DSCN0251

Con una población de casi 7 millones de habitantes es la ciudad más importante de de Tailandia y una de las más modernas e influyentes del sudeste asiático.

Sin aburrir mucho con los detalles historicos simplemente mencionar que su historia data desde el año 1238 y que ha tenido tres ciudades como reinos:  Sukhothai, Ayutthaya y Bangkok. Durante los años de reinado en Ayutthaya, después de años de luchas, la ciudad cayó en manos de los Birmanos que la saquearon y destruyeron en el 1767.

DSCN0124

JarDInEs Hotel DuSit ThaNi (BangKok)

Llegamos al hotel Dusit Thani, espectacular, en el centro de la ciudad y
muy bien comunicado. La atención del personal es inmejorable y las habitaciones superiores de calidad. Como anécdota, cabe reseñar un detalle del que nos dimos cuenta al entrar en la habitación y mientras se duchaba mi mujer. Me llamó la atención una persiana de laminas de roble en una de las paredes que daban al baño. Me pregunté que hacía ahí esa persiana si era una pared. Me dirigí hacia la persiana, agarré una de las cuerdas que colgaban en su lateral y comenzó a recogerse mientras mi cara de asombro aumentaba. La persiana quedó recogida prácticamente en el techo y dejaba al descubierto un cristal, una ventana con unas vistas maravillosas de mi mujer duchándose.

Dejamos las maletas, una ducha rápida y a correr por Bangkok. El primer lugar que nos encontramos fue el templo más importante de la ciudad, por tener en su interior un buda de oro macizo. Este Templo se llama Wat Traimit o Templo del buda. 

13-Wat_Traimit_in_Bangkok DSCN0143

En los alrededores de este espectacular templo vivimos nuestro primer momento místico del viaje. Envueltos en aroma de incienso y perfumes, rodeados de velas, flores e imágenes de buda que nos llevaron flotando hasta un pequeño local situado enfrente del templo anterior donde un monje budista sentado detrás de unas pequeñas mesas, nos miró e invitó a que nos arrodilláramos (es importante siempre mostrar respeto hacía estos monjes, agachado o de rodillas, por debajo de su altura). Rezaba unas palabras en voz baja que no alcanzábamos a entender, mojaba una especie de ramas secas en una gran copa dorada, nos bendijo con agua y nos anudó una pulsera blanca de cuerda en la muñeca derecha, tras entonar unos cánticos budistas. Nos explicó que no nos podíamos quitar la pulsera y que una vez que se soltase sola, la deberíamos enterrar, para que la energía vuelva a la tierra y su suerte nos acompañe.

DSCN0170 DSCN0182 DSCN0162

Nos comentaron que existía un templo cercano en el que se encontraba el Buda más grande de Tailandia ¡¡allá que nos dirigimos!!. Nada más entrar en Wat Pho o Templo del Buda Reclinado te impacta el tamaño de la figura, (46 metros de largo por 15 de alto) es impresionante, te sientes minúsculo.

Una inmensa figura llena el templo, con Buda tumbado y relajado, apoyando su codo en el suelo, descansa su cabeza sobre su mano. ¿quizá es esto lo que quiere transmitir el Budismo? Lo insignificante del ser humano respecto al planeta, al universo…en mi interior comenzó a crecer una chispa de curiosidad por esta religión o como yo prefiero decir, por esta forma distinta de plantearse la vida.

DSCN0188 DSCN0194

DSCN0259

En la orilla oeste del rio Chao Phraya se encuentra el Palacio Real de Bangkok. Es un conjunto de edificios que sirvieron de sede Real desde el siglo XVIII hasta el XX. Para entrar aquí al igual que en los templos hay que llevar la ropa adecuada, aunque también en la entrada te la prestarán si es necesario.

DSCN0314

Íbamos en busca del Buda más valioso del país, de la visita más importante dentro del Palacio Real. En el interior se encuentra el templo Wat Phra Kaew, en el cual se encuentra el Buda de Esmeralda que, tallado en jade en el siglo XV y con sólo 45 centímetros de altura, es el más valioso y venerado de Tailandia.

Fascinados por la magia y la inmensidad del Palacio Real continuamosDSCN0321 caminando perdidos entre edificios de pan de oro, monjes realizando sus labores y estanques repletos de la mágica y tradicional Flor de Loto. Cuenta la leyenda que cuando el niño Buda dio los primeros pasos, en todos los lugares que pisó, crecieron flores de loto.

 DSCN0240  DSCN0264

Una ráfaga de viento se levantó e hizo que mágicamente DSCN0279un sonido de campanillas nos hiciera parar el paso….Levantando la vista hacia las cornisas de los templos y edificios del Palacio Real, nos llamó la atención ver como unas pequeñas campanillas que colgaban de esas cornisas eran las que crearon ese momento tan especial. Estas sonoras decoraciones que adornan las esquinas de las cornisas son para ahuyentar a los malos espíritus para que así no entren en la casa. Dicen que cada vez que suena el tintineo de una campanilla es un espíritu que intentó entrar.

La noche caía sobre la ciudad y la actividad de Bangkok se transformaba pero continuaba igual de intensa ¡Esta ciudad no descansa! Cientos de taxis de colores inundaban la calle, miles de personas por todos sitios caminabaDSCN0367n como hormigas alrededor de un hormiguero, que parece que no tienen orden pero cada una sabe a donde se dirige. Centenares de carteles luminosos adornan las fachadas de las principales calles. Dejándonos llevar por las luces, nos adentramos en uno de los mercados nocturnos viendo a los comerciantes que están en pleno frenesí negociando y regateando el precio de sus productos con todo aquel turista que desea una “falsificación autentica” a “pelo puta” de bolsos de todas las firmas, relojes, equipaciones de fútbol…bueno casi cualquier cosa que desees está en este mercado de Patpong.

En los laterales de este mercado están los “famosos” Club´s de chicas, aparentemente muy jovencitas, bailando en las barras americanas, expuestas con las puertas del bar abiertas para poder echar un vistazo desde fuera y llamar la atención del género masculino. Sin ningún reparo se nos acercaron tipos ofreciendo el espectáculo del club y luego las salas privadas si te apetece…y eso que viajamos en pareja…

DSCN0380 DSCN0382

Esa noche hicimos algunas compras en el Mercado Nocturno de Patpong, aprendiendo que el precio real del producto se encontraba entre el 40 y el 50% de su precio de salida. De pronto entré en una vorágine de regateo como si no hubiera un mañana, comprando productos que hace un rato no me interesaban y después de dos horas ahí estoy peleando precio a muerte por una maquina de perfilar las patillas…

Finalmente volvimos cargados de bolsas al hotel, llamamos al servicio de habitaciones para que nos trajeran algo de cenar y caímos rendidos deseando que comenzara otro día más…

Al día siguiente (bien prontito sobre las 7 am después de un contundente desayuno continental) pusimos rumbo al siguiente lugar, uno de esos que comentaba al principio, un rincón del mundo del que siempre recordaré haber estado…

Nos subimos a un microbús que tardó aproximadamente una hora, desde de Bangkok, dejándonos a unos 100 metros de aquel lugar. El pueblo se llama Mae Klong y dentro de sus calles sucede algo increíble dos veces al día.

Durante 100 metros caminamos por unas calles llenas de gentes, comercios, puestos y galerías a izquierda y derecha, colores, olores, frutas, pescados y carnes todo expuesto en la calle.

DSCN0401 DSCN0404 DSCN0407DSCN0397

Teníamos que darnos prisa porque este fenómeno solo ocurría dos veces al día (a las 8:30 y a las 11:30). Al llegar allí nos encontramos con un mercado íntegramente colocado sobre unas vías de tren, productos entre vías y puestos a escasos dos metros de éstas. A este mercado no vienen muchos turistas, nos comentaba un comerciante por lo que conserva su esencia y no se venden souvenirs. Llegamos justo a tiempo, a los 5 minutos de estar ahí sonaron unas bocinas y por arte de magia comenzaron a retirarse todos los toldos quedando al descubierto las vías. Esto es lo que sucede… pinchar aquí para ver vídeo

DSCN0410 DSCN0416

Después de recorrernos unos 200 metros de mercado volvimos al microbús DSCN0452que nos esperaba para ir a otro lugar increíble…al mercado flotante de Damnoen Saduak.

Subimos en una barca pilotada por un tailandés que nos llevó por unos canales hasta el famoso mercado flotante. Allí pudímos comprar de barca a barca, nos bajamos en el puesto central y caminamos por los puentes y caminos que comunican distintos puntos.

Un laberinto de canales, repletos de barcas, comerciantes y todo tipo de productos. Comida recién hecha que elaboran en una barquita o frutas exóticas que adquirimos desde el borde del canal a una mujer de 100 años sentada en su tienda flotante.DSCN0459

No habíamos visto una cosa igual, alucinados en cada esquina, aquí encuentras casi cualquier cosa que te puedas imaginar, si no, con unos baths te la consiguen, nos sorprendía mirar a cualquier lugar de este mercado flotante.


DSCN0484
 DSCN0451

DSCN0471Caminando por un rincón de este mercado flotante, un tipo con una serpiente pitón por encima de sus hombros nos miro y nos retó a comprobar si eramos valientes y si nos atrevíamos a posar con el reptil. Por supuesto que no hay que caer en este tipo de provocaciones y está claro que quieren sacarte el dinero….pero es que cuando me dicen que no hay huevos……fue una sensación increíble! sentir el peso de ese animal, la mirada, su tacto frío y suave a la vez…

DSCN0478

Por supuesto que ya que mi mujer, con un sutil empujón en la espalda me tiró prácticamente contra el animal, ella no se iba a salvar de posar con una serpiente pitón albina que también tenían estos tipos.

Fue un día intenso, inmejorable que llevaremos siempre en nuestra retina y nuestra memoria.

DSCN0474

Llegamos al hotel cansados, cena, ducha y a descansar. El día siguiente comenzaría con una nueva experiencia, un nuevo destino hacia el norte que nos llevaría por carretera más de 1.500 km pero aquí finalizaba nuestra estancia en Bangkok.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s