Mi bebé es un Latinking

baby-1399332_1280Aquí os contaré la historia de cómo pasé de tener un bebé cariñoso a un Latinking en potencia.

Mi bebé tiene ahora 15 meses, hasta hace unos días era todo amor, cariños, un pequeño bombón que te lo comes hasta cuando duerme… ahora vivo con miedo… aunque también se deja dar besos, cariños y sigue siendo un bombón…pero bueno al tema…

Todo transcurría con normalidad, era un día como cualquier otro y nada hacía presagiar que la situación se convertiría en dramática en unas pocas horas…

Como era habitual esa tarde le recogimos en la guardería, estaba feliz y contento dispuesto a querer andar, desde que aprendió hace unos meses a caminar no hay cosa que más le guste en el mundo…sin contar su biberón de por la noche…sí, eso es lo que más le gusta en el mundo, pone hasta los ojos en blanco con el primer trago…igual que su madre con la coca-cola.

Al llegar a casa le dejé en el suelo y él como siempre se dirigió hacia el salón, se posicionó en la mesa baja que tenemos delante del sofá y nos indicó con su dedo índice señalando hacia algún objeto que seguramente querría como cualquier otro día. Después de jugar un rato con él le volví a coger en brazos, para dirigirnos a la cocina con el fin de ofrecerle una rica merienda, un petit suisse….bueno aunque ahora ya no se llama así, ahora es Danonino…menuda mierda de nombre…me da hasta vergüenza ir a la compra y preguntar dónde están los Danoninos…parece que me voy a poner a cantar flamenco…no sé…el de marketing de la marca se lució, espero que haya forrado con la idea de mierder que ha tenido.

…Volviendo al tema que me disperso…

Entonces le cogí en brazos, pero mi bebé se enfadó porque quería seguir jugando, yo me puse a explicarle… (he leído mucho al respecto y 9 de cada 10 psicólogos infantiles recomiendan dialogar y explicarle las cosas a los niños),… el motivo por el cual le cogía en brazos. Según exponía a mi bebé las razones él mi miró fijamente a los ojos, que como le tenía en brazos pues estaban a la altura de los míos, echó su cabeza hacía atrás como para coger carrerilla y vino hacia mí como un misil a estrellarse directo, sin ninguna oposición por mi parte, contra mi tabique nasal a lo que yo respondí dejándole de nuevo en el suelo y con una cierta voz aflautada con un:

-Dioooooooooooooooooooooooooooooossssssssss!!!!!ssssssssssssssssssssshhhhhhhh!!!! aaaaaaaaaaaaahhhh!!!! pero qué coñ…!! Dioooooooooosss!! cariño, cariño… creo que me ha roto la nariz…..ssssssssssssssshhhh!!! aaaaaaaaahh!! Joder!! como duele!! estoy llorando…cariño, cariño… mírame a ver si sigue recta… aahh! me sale sangre! pero….madre mia que cabezazo! me ha reventao!!……

A los treinta minutos, una vez cortada la hemorragia, me repuse virilmente de esta pequeña agresión sufrida sin muchos daños, únicamente  un suave dolor nasal y poco más.

Estas acciones las ha vuelto a repetir acompañadas de manotazos en la cara…pero ahora ya nos pilla prevenidos y tenemos más reflejos que Bruce Lee rodeado de ninjas.

Hemos intentado de todo…desde regañarle a ignorarle…pero de momento sigue igual… cada vez que alguien le coge en brazos le avisamos por si al bonito bebé le da por atacar con su cabeza cual macho cabrío en época de celo.

¿Os pasa u os pasó lo mismo?¿qué hicisteis para cambiar esa manía? nosotros hemos tomado la decisión de ignorar ese comportamiento y en algunas ocasiones de regañarle para ver si entiende el pobre algo…

Ay! la paternidad ese gran desconocido!

Hasta pronto Locos!

Anuncios