¡Vamos todos a la playa!Pero todos,todos…

Hi Locos!

¡¡¡Ya llegó el verano!!!, o como diría Jhon Snow al acabar el invierno en el norte “The summer is here”

¡¡Pues sí!! el ansiado mes de agosto para más de la mitad de los españoles IS HERE…En el que se produce una diáspora en busca del deseado, soñado y anhelado paraíso, el lugar de descanso de playa, montaña, río, pueblo, incluso algunos deciden un viaje más cultural al interior de Europa según lo que nos apetezca y que por suerte tenemos la fortuna de tener la libertad de poder ir donde nos apetezca.

Hoy voy a fijar mi mirada crítica en la playa y tras años de observación del comportamiento del ser humano en época estival, he llegado a la conclusión que al hombre le gusta estar en manada, le encanta estar apretado, carne con carne, notar calorcito de otro cuerpo rozándonse unos con otros y sentir el olor, el aliento, ese airecito caliente de respiración en tu nuca…

No, no es un relato erótico ni mucho menos, no voy a hablar de sexo en la playa, ojalá lo fuera pero lamento decepcionaros… se trata de otra cosa nada sexual… y si no mirad estas imágenes:

 

 

Torrevieja

Torrevieja

gandía2

Gandía

festival

Festival Playa-Piscina

china

China

benidorm2

Benidorm

 

Benidorm

Benidorm

Está claro ¿no? es evidente, ejemplo: Piscina vacía, acaban de abrir, soy el primero en entrar, nadie más, solo yo, pues bien el segundo usuario que llega como 10 minutos después al recinto se coloca exactamente a 80cm de mí… ¿motivo? Yo sólo identifico dos razones:

1- Es gilipollas.

2- Por una cuestión ancestral que sigue en algún lugar muy adentro de nuestro cerebro y que nos aporta seguridad al igual que a nuestros antepasados primitivos que asentaban sus campamentos en cuevas y vivían en manada todos juntos, pegados unos con otros, dormían revueltos…supongo que será algo instintivo.

En esta misma piscina, el otro día, me encontraba con una imagen muy curiosa. El sol ya casi se estaba retirando y solo quedaban unos 20 metros cuadrados de césped donde éste aún pegaba. El resto de la piscina prácticamente vacía, la imagen de ese espacio dónde aún daba el sol hizo venir a mi memoria otra imagen vista en algún documental y era lo más parecido a esta:

dsc06209

 

¿Qué os parece? A mi me dieron ganas de coger un cubo con pescado y empezar a lanzárselo a todos los que allí estaban apretados, pegados, sentados o tumbados al sol cual leones marinos en manada.

Que conste que respeto todas las opciones, si vuestro lugar ideal es así y con eso disfrutáis ¡¡pues genial!! sed felices… de eso trata la vida.

Voy a relataros mi última experiencia de hace muchos años en una de esas playas famosas y conocidas por su afluencia masiva de seres humanos. Fue un poco paranormal y esto es lo que allí sucede cada día…

Son las 10:30 y me dispongo a bajar a la playa, esa mañana de un excelente humor y lo primero que me encuentro al llegar a la arena es que ya no es posible ponerme en primera fila, ni prácticamente en segunda porque hay una columna de sombrillas cerradas y otras abiertas rodeadas de sillas y toallas formando una especie de línea de un campamento o fuerte a lo largo de los kilómetros de playa.

Esta costumbre de bajar a las 8am a plantar tu sombrilla y pirarte a desayunar y luego no bajar hasta las 12h se ha comenzado a prohibir y sancionar en muchas playas de las costas españolas y con razón.

 

Aún así, resignado me pongo donde puedo y extiendo la toalla, me tumbo al sol y al cabo de un rato sudando la gota gorda ya no aguanto más y me voy a darme un baño…Unos 40 minutos después salgo del agua y prácticamente no encuentro la forma de pasar hasta mi toalla. Una masa ingente de personas abarrotan la playa, todos esos de la primera fila han vuelto y no solos, con toda su prole, creando una barrera que si el desembarco de Normandía lo hubieran intentado los aliados en esa playa no hubiera pasado el ejercito de la segunda fila de sombrillas.

Por fín después de un rato tratando de llegar y de encontrar mi toalla entre la marabunta me encuentro rodeado de más sombrillas…pero en fín…sabes donde estás y te resignas…..

De pronto…cual eclipse solar de medio día noto como una sombra se cierne sobre mi…abro los ojos lentamente y siento como el sol ya no me llega, si veo el cielo pero no me da el sol ¿que sucede?… Levanto la cabeza y me encuentro que unas señoras que acaban de llegar me han plantado casi entre los dedos de mis pies una sombrilla, la han abierto y toooooooda la sombra la tengo yo y ellas sentadas en sus sillas al sol ahí tan ricamente.

¿Esto os parece normal? Conteniendo mi locura natural, y muy educadamente les pido que cierren la sombrilla, pues a ellas no les da sombra y  a mi que quiero sol pues si…¿parece lógico no? y si no soy lo suficientemente tonto creo que el objetivo de poner la sombrilla no es ese, que la sombra la tenga otro.

Pues las señoras ni cortas ni perezosas me llaman sinvergüenza dicen que llevan desde las 9 aquí (encima mentirosas) y que no piensan quitarla….¿que harías ante esta situación?

Me levante tranquilamente de mi toalla, me puse en pie y cogí la sombrilla y se la cerré, no sin antes de volver a mi toalla decirles con un tono pausado pero contundente:

  • Señoras, como vuelvan a abrir la sombrilla la lanzo al mar.

Imaginaos el revuelo de dos señoras diciendo: ¡que sinvergüenza!!¡esta juventud! Cuando lo que de verdad dan ganas de decir, pero tu educación no lo permite, es:

  • ¡¡¡Pero hijas de puta!!! que acabáis de llegar y casi me plantáis la sombrilla en el ombligo y tenéis los santos cojones de decir que lleváis toda la mañana!!!

Después cogerles la puta sombrilla e irte a la orilla y lanzarla todo lo lejos que puedas…

Si ya es bastante con que no puedas ni siquiera estirar la toalla en la arena porque no cabe!! Van a pasar y te la van a pisar!! En estas playas la linea recta no es el camino más corto para ir al mar…desde tercera fila no lo ves.. con suerte, quizá lo oyes… Para ir al agua desde la tercera o cuarta fila tienes que ir esquivando sombrillas, sillas, colchonetas y cada vez estas más lejos…

Un día me levante de la toalla para ir a la orilla y acabé 25 minutos después sin darme cuenta en un bar del paseo marítimo, no solo no fuí capaz de llegar al agua si no que el laberinto de sombrillas y sillas me llevó hacia atrás…me lavé la cara en el baño y volví. Estuve 45 minutos caminando de nuevo por ese laberinto, salí al mar por fín, pero era la playa de un pueblo de al lado. Cuando regresé me tuve que esperar a que se vaciara la playa de gente por la noche para encontrar mi toalla. Desde entonces utilizo la aplicación del móvil, esa para saber donde has aparcado el coche, pero para localizar la toalla…claro imagínate a los niños hay que ponerles en el brazo un gps y un palo largo enganchado a la gorra, con una bandera en la punta de arriba para verles en todo momento.

Está claro que nos gusta vivir en manada…o si no mirad las fiestas o Matinee, esas de las piscinas en las que están como dos mil personas metidas todos de pie saltando, bailando y bebiendo en un agua donde solo te cubre por la linea genital. ¿porqué creéis que es? pues para mear sin que se note…luego esa muchedumbre en pleno éxtasis musical y alcoholizados se empiezan a salpicar literalmente meados a la cara… o pensáis que alguno de esos va a decir “¡uy! me hago pipi, voy a cortarme el rollo para ir a buscar donde cojones esté el baño para mear”

Da igual!!! todo da igual!!! no importa dónde estáis lo importante es como estáis, que disfrutéis el momento, el aquí y ahora, en el lugar que hayáis elegido y soltad el freno de mano que hoy es el mejor día para dejarse llevar, mañana nunca se sabe si podrás.

Además que nunca volverás a ser tan joven como hoy.

FELIZ Y LOCO VERANO!!!

 

Anuncios